Dos significados contradictorios


<!–[if !mso]>st1\:*{behavior:url(#ieooui) } <![endif]–>

Esta puñetera volubilidad ariana con la que Dios, el calendario gregoriano o vaya usted a saber quién, me ha castigado u obsequiado, según los días, las horas o los minutos (a ver si va a ser cierto lo de la alineación de los planetas), consigue que haya días en los que es mejor y probablemente más seguro no rozarme, saludarme o besarme. Yo creo incluso que lo más saludable es olvidarse de que existo.
Es que en pequeñas fracciones de tiempo puedo pasar de la tristeza más profunda a la indignación más volcánica, pasando por un crisol de diferentes tonalidades cromáticas encuadradas entre el negro azabache y el rojo selección. Pero contento, ni un poquito.
Me suele ocurrir cuando creo ser objeto de una situación injusta o injustificada, esté o no en lo cierto, o cuando percibo signos más o menos ciertos de que estoy siendo traicionado por algo o alguien.
Y cuando esto me ocurre, como no siempre tengo a mano la Enciclopedia Zen, pues echo mano de lo que Lorenzo Silva llama las gateras de la vida.
Se supone que las gateras son esas pequeñas escapatorias que nos ofrece la vida, en forma de pequeños hobbies, viajecitos, lugares especiales, amigos idem, conciertos, etc. Su significado es por tanto, similar a los famosos Tom, Dick y Harry, los túneles excavados en la película “La Gran Evasión”, esperemos que con mejor fortuna que sus protagonistas.
Con el fin de mantener el rigor que preside la línea editorial de antoniadis9, me dirijo a las fuentes (diccionario RAE), para ilustraros con el correcto significado de dicho concepto, más allá del componente subjetivo de D. Lorenzo.
Y en efecto, me encuentro con un significado muy acorde con lo comentado que es el siguiente: “Agujero hecho en una pared, en un tejado o en una puerta para que puedan entrar o salir los gatos, o con otros fines” Estos otros fines son a los que yo me refería. Escaparse y olvidarse de las traiciones y decepciones de la vida.
Es cierto que en Ecuador, también se le llama gatera a una honrosa vendedora hortofrutícola, pero no van por ahí los tiros.
Pero, al igual que mi carácter ariano, hay otra puñetera manía que tengo, que es la de intentar saber más de lo que realmente necesito, lo que inmisericordemente me arrastra a escenarios imprevisibles, que suelen confundirme más que aclararme mis…iba a decir dudas, pero yo no suelo dudar, llamémosle opciones, que como dice mi amigo Apa, es mucho más elegante.
Y esta vez no iba a ser una excepción. En vez de quedarme tranquilito con una información tan seria, solvente y sólida como la de la RAE, me da por seguir buscando, y como casi siempre, la he fastidiado completamente.
Es que resulta ahora que según la “afamada página” http://sigificadoyorigen.wordpress.com, fijaos que para empezar no saben ni escribir bien el nombre, pues estar en las gateras significa también “…estar listo para darle inicio a una acción, estar preparado para cuando llegue el momento de empezar, estar alerta para captar la señal que indica el comienzo de algo”
O sea, que se parece a lo de la RAE como un huevo a una castaña. Y mis paranoias y yo, nuevamente a full.
Por si se lo hubiesen inventado los de la paginita de marras, sigo leyendo íntegramente el artículo, y llego a la conclusión que inventarse todo eso que dicen, es complicado. Y cansado. Y además no le importa a nadie, salvo a mí que me confunde.
Por tanto, debe ser cierto. Y explica mi ignorancia, porque parece que es un término que proviene del mundillo de las carreras de caballos, del que yo entiendo aproximadamente lo mismo que de Filología Normanda (Javi Vara dixit)
Según los individuos estos, “para comprender esta frase, o mejor dicho su origen, es preciso conocer el sentido de la palabra gatera. De hecho, muchos lo saben, en particular los amantes del turf, pues se trata de las jaulas o habitáculos que mantienen a los caballos en la línea de partida, para garantizar un comienzo equilibrado. Cuando se acciona un dispositivo que libera la puerta de las gateras, los animales, azuzados por los respectivos jinetes, dan inicio a la carrera”
Leyendo esto, ya no se si lo de las gateras es una escapatoria o un trampolín, lo cual me confunde enormemente. Porque sin duda se trata de términos antónimos (sin coñas)
Así que como ni soy político ni soy mujer, para poder hacer una cosa y la contraria, me toca elegir.
Por un lado, las gateras como vías de escape. Por otro, como catapulta o impulso.
Son las 12:25 de la mañana. Ahora mismo, me inclino por la primera acepción, porque no estoy bien. Estoy triste, y me gustaría quitarme de en medio a través de una gatera ancha (porque si no…) y larga. Lo más seguro es que para la hora de comer lo vea de otra manera. Eso no quita que cuando te hagan una pequeña faena lo consideres como la más alta traición concebible, pero ayuda a llevarlo mejor. Es más elegante.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: