Opera Prima

Fueron tiempos de valor y de inconsciencia,
de audacia y de locura, entusiasmo e insensatez.
Siendo el mismo o no lo soy o no lo era. O lo fuí o ni siquiera.
Vivíamos la infinita indulgencia de la primera vez.

Entonces había luz en la gruta, sol en la tormenta y esperanza en el caos.
Hoy es negro el resplandor, hay tempestad en la calma y desgracias por doquier.
Desde entonces hasta ahora, la erosión del alma, la caída del velo
y el dolor de la traición.

Pero ella coge el pincel, me dirige su sonrisa y pinta el atardecer.
Y sin aviso, como un perrito sumiso, me veo en aquellas tardes
donde nada era más importante que una puesta de sol.

Me giro hacia la gruta y veo cómo reluce;
No hay tempestad ni lluvia
Quizás algunas nubes, que viajan sin temblor.

Con miedo lo diviso, lo disfruto y lo amo, me preocupa y me seduce.
Y comprendo que es etéreo, que se puede evaporar,
como el rocío de las flores que solíamos contemplar.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: