Ganadores Concurso “Dossier Para Un Equinoccio”

Ganadores “Dossier Para Un Equinoccio”

El pasado mes de septiembre tuve la oportunidad de resultar agraciado con un extraordinario libro de poesía titulado “Dossier Para Un Equinoccio”, escrito por un prolífico autor que a diario nos obsequia con una extraordinaria sinfonía de palabras y versos, el amigo Luis Eduardo, conocido por todos nosotros a través de su blog Messieral

Podéis consultar algo sobre él en su perfil del blog, aunque yo os recomiendo que intentéis averiguar algo más a través de sus escritos, porque no solo le conoceréis mejor, sino que además podréis deleitaros con su lectura.

Al respecto del libro os puedo decir que la lectura de sus poemas es tan agradable como sencilla, me recuerda a estas recopilaciones de las poesías de grandes escritores de la lengua española, seleccionadas para su disfrute inmediato y su conocimiento global. Messieral escribe sobre la vida, sobre los sentimientos, sobre las épocas, sobre los meses, sobre las gentes. Y consigue preparar al lector para el siguiente deleite, dejando el poso de la palabra oportuna a la finalización del poema, de tal forma que abordar el siguiente es la única continuación posible a su lectura.

Os dejo el poema que escribí para optar al premio de recibir su libro “Dossier Para Un Equinoccio” La totalidad de los poemas ganadores la tenéis en su blog, en la entrada Homenaje a los ganadores del Concurso por mi Primer Libro de Poesía: Dossier Para un Equinoccio.

“Cara al Viento”

Haces mal en enfrentarte a los vientos, a pecho descubierto. Sin barreras, sin armadura ni espada.

La batalla no puede ser ganada, exponiendo tus debilidades a tan poderosa armada. Es cesión inmediata, es postura suicida.

Ese huracán que acerca no va a ser detenido, apostando tan solo uno, siquiera el mejor libro.

Porque el mal no aminora su devastador poderío, oponiendo delicados sonetos, deliciosos poemas o vibrantes cantares.

Quizás la sorpresa de tan delicada resistencia, pueda confundir a las hordas malvadas que a Eolo acompañan.

Vive Dios que presto serán destruidas, sin piedad, pena, lamento o penitencia

Simplemente diluyen en el cosmos etéreo, en el polvo de ángeles, en el purgatorio de los tiempos.

Y qué alternativa me ofreces, cuando el final será el mismo: El atropello definitivo, la dispersión absoluta, la pena infinita.

Al menos ofrezco la verdad desnuda, la pasión desbordante, la ilusión en el rostro.

Daremos la batalla, la batalla perdida; Porque combatir es lo que queda, cuando la maldad acecha.

Y qué alternativa me ofreces, si no lo intentamos, ni peleamos, si no oponemos hasta el último aliento.

Ven a mi lado, coloca tu rostro de cara al viento, y planta cara al asesino. En silencio.

Antoniadis9

Anuncios

5 Comments

Add yours →

  1. Bonito reconocimiento. Tu poema es sencillo me gusto mucho.

    Le gusta a 1 persona

  2. Muy polifacético lo suyo.
    Felicidades Antonio.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: