La Mecedora

Me recuerdas al balanceo de una mecedora de madera, de las que había una en cada casa de pueblo, reservada para la abuela, donde tejía, observaba y pronunciaba pocas, pero escogidas palabras, en forma de refranes, anécdotas o sabidurías populares.

Porque el único impulso que generas es el del inicio del movimiento. Y a partir de ahí, solo la inercia, sin iniciativa, sin esfuerzo, sin riesgo y sin dolor.

El problema es que me arrastras en tu balanceo. A veces arriba, las más. abajo, pero siempre en la zona de confort. Como cuando de pequeña pintabas sin salirte del dibujo, sin arriesgar, sin ofrecer una mínima transgresión de las normas, aportando fiabilidad y respeto, pero nunca pasión o esfuerzo.

Porque me veo atrapado en la nada, porque se van diluyendo mis sueños en las hojas del calendario, porque me rodean arenas movedizas, de las que no puedo salir sólo con el balanceo.

Me recuerdas al balanceo de una mecedora de madera, crujiendo con los años, requiriendo lijados, ajustes, aceites, para que conserve el movimiento sin romperse, para que pueda seguir generando refranes, anécdotas y saberes, que permitan mantener la calma y el vacío, apoyados por argumentos etéreos y falaces. Sin riesgos, sin heridas, sin avances.

Anuncios

8 Comments

Add yours →

  1. No me gustaría que me compararan con una mecedora, siguiendo el criterio de tu escrito. Sí, por ser confortable y relajante, el descanso tras una dura jornada de trabajo. Pero por vivir por inercia, eso no…
    Hay personas que nos arrastran a la inacción y al conformismo, acaban con nuestra personalidad y nos anulany es difícil deshacerse de ellas, aunque sintamos que la vida pasa sin rozarnos.
    Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  2. Un mueble, ese es el riesgo que todos padecemos. Excelente Antonio. Un abrazo.

    Le gusta a 3 personas

  3. Salir de la zona de confort es difícil, pero muy necesario. Muy bueno, Antonio. Besos.

    Le gusta a 1 persona

  4. Vivir esa quietud por no ver alterado el mundo que te rodea, es aniquilante.
    Al darte cuenta de ello comienzas a dar luces de cambios y poco a poco se trastoca tu universo y sólo con voluntad y fortaleza, logras establecer tus nuevos límites y dirección.
    Me lo han contado…

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: