Los Jardines Del Museo

Frecuentaba los jardines de aquel pequeño museo, a la manera del cazador apostado, dejándose ver lo imprescindible, mimetizado con el entorno. Sincronizaba sus escasos movimientos con el torpe aleteo de las palomas, que le proporcionaban la coartada sonora de la naturaleza.

Desde la frondosa, ganaba los sólidos muros del edificio, donde instalaba el campamento base, justo tras uno de los pilares exteriores. Allí colocaba su silla de campaña, su botella de agua y una pequeña mochila de camuflaje. Y desde su posición, se deslizaba por doquier, recorriendo los cuatro puntos cardinales, aprovechando cada árbol, cada sombra, cada estatua, para reforzar su invisibilidad.

Y así, día tras día, con puntualidad extrema, su aspecto dickensiano irrumpía veloz y sigiloso a la apertura del Museo, esquivando turistas, vigilantes y empleados.

Salvo a ella.

Fichaba con puntualidad germánica a las ocho de la mañana, y desde que franqueaba la puerta principal e iniciaba la subida de la escalinata principal, rumbo a los vestuarios del personal, hallábase acompañada de una sonrisa, como si estuviese grabando una celebración familiar de cumpleaños. O quizá hubiese depositado una moneda en aquel imaginario dispensador de optimismo, vecino del expositor de mapas del Museo, y hubiese recibido una doble recompensa.

Y mientras acompañaba a cada uno de los grupos que se concentraban a las horas en punto, justo en el rellano principal, mostrando salas, muebles, estatuas o pinturas de diversos años, de diversas procedencias, despistaba su mirada entre los visillos de las ventanas orientadas a los jardines, intentado capturar su presencia. Casi nunca pasaba de la mera intuición, de esa sensación indefinida que recorre nuestro cuerpo cuando sentimos la presencia del amado.

Y en la ruta obligatoria que discurría entre edificio y jardines exteriores, solo podía vislumbrar el reflejo en la fuente de los rosales, donde el amante, como un moderno Narciso, parecía contemplar su desdicha, su tragedia, recordando los tiempos en los que ambos trotaban, retozaban y se besaban de niños en aquellos mismos jardines, hasta que su vida cesó sin aviso.

Y en el regreso al edificio, como un arcaico ritual, las lágrimas difuminaban las letras que narraban las maravillas del Museo, anegando la guía, las mejillas y el alma.

Museo Cerralbo. Madrid

Luis García [GFDL or CC BY-SA 3.0], via Wikimedia Commons

Anuncios

17 Comments

Add yours →

  1. Que maravilla y que delicia de relato.

    Le gusta a 1 persona

  2. Los recuerdos y los sueños ayudan a sobrevivir pero también, en el fondo, impiden vivir.

    Le gusta a 1 persona

  3. Se me ha ido el dedo, Antonio, antes de tiempo…
    Los sentimientos, en muchas ocasiones, perduran en el tiempo y ni la muerte en unos casos, ni la distancia ni las circunstancias que impiden que algo que deseamos se cumpla, son suficiente motivo para convencernos de que hay que abrir el corazón y dejarlos marchar para vivir de nuevo.
    Me ha gustado mucho el relato, me ha encantado, es pura poesía aunque sea en prosa. Las lágrimas del recuerdo y el deseo de que el pasado vuelva anegan el corazón…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Qué bonito! Prosa poética exquisita.

    Me gusta

  5. Acompañada de una sonata para piano de Liszt será un excelente y romántico poema. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  6. Qué dolor deja tu bello relato, Antonio.
    Me has hecho pasar agradables momentos leyendo tus letras esta tarde de Domingo.
    Te lo agradezco.
    Buenas noches, Antonio.

    Le gusta a 1 persona

  7. Romanticismo del bueno

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: