Taxi A Ninguna Parte

Desde que fui consciente de que el taxi que pedí en el Barrio de Salamanca había dejado Madrid, me asaltó una cierta inquietud. Yo le había solicitado que me dejara lo más cerca posible de Sol, unos quince minutos de trayecto. En cambio, abandonaba la ciudad por la Carretera de Burgos. Desde luego, ambos nos habíamos despistado. El taxista seguro, porque me llevaba lejos de mi destino. Y yo, porque debí haberme dado cuenta veinte minutos antes. Por tanto, digamos que ambos fuimos culpables de lo que sucedió, pero él más, porque es el profesional. Al cliente se le ha de perdonar todo.

No le vi nervioso en ningún momento. Parecía saber perfectamente donde iba, que no era al sitio que le pedí, obviamente. cuando le hice saber el cambio de ruta, simplemente dijo “Lo sé” Y, paradójicamente, ese hecho me reconfortó. Porque al menos alguno de los dos sabía hacia donde se dirigía en la vida.

Quise compartir su conocimiento, averiguar la ruta, conocer el objetivo, los puntos de paso. No pedía demasiado. Solo quería averiguar hacia donde se encaminaba mi vida. Nada más que eso. Pero se conoce que eso no es tan fácil. O al menos cuanto te lleva un taxista que ignora tus instrucciones, como la vida parece hacerlo a diario. Diríase que tu vida ha sido izada a la grupa de un caballo montado por la anarquía, salvo que el anárquico jinete sea un diabólico estratega.

Como de estas situaciones ya he vivido unas pocas, me dejé llevar. No podía arrojarme en marcha, no podía hacerme con las riendas del vehículo (ni del imaginario purasangre) En fin, hice lo único que se podía hacer. Acomodarme en el asiento y mirar por la ventanilla.

Y en estas sigo. No sé hacia donde voy, no conozco el destino ni lugares de paso. No tengo capacidad de actuación. Solo puedo confiar en el conductor y en el vehículo, y desear que todo salga bien. Aunque la experiencia me incomoda con sus múltiples dudad.

Anuncios

7 Comments

Add yours →

  1. Creo que siempre es bueno incluso necesario, conducir nuestra vida en ese taxi o a caballo, no importa que no sepamos el destino (a menudo es difícil), pero al menos que al destino lleguemos por nuestra propia mano en forma de volante de nuetras decisiones.
    Texto muy reflexivo para este caluroso domingo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. Seguro que llegaremos a buen sitio a pesar de las posibles curvas que encontremos por el camino. Buen domingo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Pensé parecidamente hoy, precisamente, antes de leer esta entrada. Estamos en manos del destino. O del azar, dirán algunos, o de Dios, dirán otros. En cualquier caso, el trayecto se acaba pareciendo muy poco a lo previsto, planificado o deseado. El destino yo querría que fuera éste; https://youtu.be/JCe0CEpSc6Y. Un saludo y estupenda semana.

    Le gusta a 1 persona

  4. La incertidumbre introduce algunas posibilidades de que la factura resulte más costosa de lo previsto Antonio. Es un relato inquietante por lo que tiene de metáfora. O sea que la meta está fuera del Foro. Paquementiendas. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Es un inquietante viaje suponiendo un incierto final. ¿Acomodarme en el asiento confiada y tranquila, en una situación así? ¡Jamás! ¡Cuán diferente podemos y solemos reaccionar! Nadie utiliza un taxi para ir a ninguna parte. Nuestros actos siempre tienen un propósito y ante la disyuntiva de no conseguirlo, pues no queda más que rebelarse.
    ¡Ay, qué relato que nos pones Antonio! Indiferente no se puede quedar.
    Saludos!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: