Las Reglas Del Juego

Avanzó hacia las montañas espumosas que atacaban la playa sin piedad, asumiendo su clara inferioridad. Pensó que su determinación podría doblegar cualquiera de las fuerzas de la naturaleza, por violentas o vigorosas que fuesen. Y, a duras penas, consiguió poco a poco hundirse en la montaña de agua, arena y piedras. El tiempo justo para llegar a la conclusión de que la corriente la arrastraría inevitablemente hacia las rocas del acantilado.

Cuando empezó a intimar con los salientes, una y otra vez, cuando comenzó a saborear la mezcla de sangre y decepción, cuando fue consciente de que el dolor no se plegaría a los dictados de la conciencia, cuando se resignó a aceptar que no conseguiría su propósito y que, a cambio de su innegociable decisión, solo obtendría sufrimiento, frustración y fracaso, solo pudo esbozar una representación esquemática de su pensamiento, unas líneas rectas que le aclaraban la situación: Ni siquiera es posible abandonar este mundo sin contar con la comunión de las fuerzas que nos son ajenas. Nada está únicamente al albur de nuestra decisión. Somos simples jugadores de fortuna, insertados en un tablero ficticio gobernado por algunas reglas que nos son desconocidas.

Y en ocasiones jugamos, porque queremos y nos lo permiten. En otras abandonamos, pero nos retienen en la partida. Y las menos, coincide nuestra voluntad con las reglas del juego.

Anuncios

13 Comments

Add yours →

  1. Qué situación tan angustiosa la que describes, Antonio. Y la reflexión final es muy cierta. No se puede luchar contra el destino. Un abrazo

    Le gusta a 2 personas

    • Yo creo que es obligatorio luchar contra el destino, en el supuesto caso de que exista. Pero, a veces, en esa lucha, iniciamos batallas perdidas de antemano. ¿Debemos seleccionar solo las que podemos ganar, o hay que pelear todas las que merezcan la pena?
      Lo que no es aceptable es dejarse llevar con la esperanza de que el destino se encargue de todo.
      Muchas gracias por comentar, Mayte
      Un saludo

      Le gusta a 1 persona

  2. Nadar o vivir, la cuestión es flotar durante otro minuto más. Un abrazo.

    Le gusta a 2 personas

  3. Buenísimo, Antonio. ¡Besos!

    Le gusta a 1 persona

  4. Tremendo!!! Me encanta!! Independientemente de la situacion, el relato me parece increible.
    Un abrazo, antoniadis 9.

    Le gusta a 1 persona

  5. ¡Excelente, Antonio!
    Cada instante de la vida da distintas posibilidades de enfrentarse al siguiente paso y está en uno la decisión de elegir. Generalmente creemos que es el camino correcto, aunque no siempre se acierta. Por lo tanto, lo importante es mantenerse en la lucha por salir siempre adelante. Al fin y al cabo, estamos vivos para buscar la felicidad.
    A nadar en esas olas intespestuosas, a resistir hasta volver a la playa.
    Buen día para ti.

    Le gusta a 1 persona

  6. Y quizá no la encontremos nunca. Igual, ni existe. Pero hay q perseguirla
    Muchísimas gracias

    Le gusta a 1 persona

  7. Transmites mucho, felicidades ♡

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: