Tatuaje Indeleble

Ella me tatuó con un beso. Me marcó con tinta indeleble para el resto de mis días. Diría que abusó de mi inexperiencia en el amor, si no resultara ridículo. Me pilló a traición, pero no es excusa. Yo sabía que aguardaba el peor de los momentos para hacerme suyo. Pudo atacarme en mi adolescencia, en mi juventud, o en cualesquiera de los momentos en los que fui infeliz. Pero eligió sabiamente. Planificó cuidadosamente, y en cuanto detectó que comenzaba a ser feliz, me besó con dulzura y pasión. Le pedí explicaciones que no recibí. Solicité instrucciones y sonrió, traviesa.

Ante la duda, actué como podría esperarse de un tipo cabal. La cogí en volandas, la arrastré al lecho e impedí con mis besos cualquier protesta que hubiese iniciado. Y cuando agoté el catálogo de mimos, caricias y atrevidas manualidades, cuando consumí la última gota de energía de mis reservas, volví a empezar.

Anuncios

10 Comments

Add yours →

  1. ¡Qué genial relato! … ¿te la jugó pero se la devolvistes, o lo he entendido mal?

    Me gusta

  2. Que bueno… Y sexy.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Como dice el refrán, fuiste por lana y saliste trasquilada. Y además espero que contenta. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: